Puede resultar extraño, pero me produce cierta satisfacción cuando veo que los zapatos de mis hijos se caen a trozos. Puede que para algunos, la primera impresión sea la de cierto disgusto al tener que preparar la cartera para comprar unos nuevos. Yo, sin embargo, pienso que unos zapatos destrozados dan buena cuenta de carreras, saltos, escondites, excursiones, toboganes, columpios, y sólo ellos (los niños) sabrán cuantas aventuras más. Es decir, son los zapatos de un niño sano y feliz. Unos zapatos tan inmaculados como el primer día en un niño, serían la señal de algún problema posiblemente bastante mayor que el hecho de rascarse el bolsillo para comprar unos nuevos.
PS: Las zapatillas de mi hija que he puesto en la foto no son las peores 🙂

  One Response to “Worn out shoes”

  1. 🙂 muy bonito amor. TQM.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

   
© 2020 blogwirtanen Suffusion theme by Sayontan Sinha