Uno de los pilares de la inteligencia emocional que Daniel Goleman explica en su libro, es la autoconciencia. Es decir, conocer nuestras emociones, fortalezas, debilidades, necesidades e impulsos. (El resto de las habilidades emocionales son: autoregulación, motivación, empatía y habilidades sociales). Si bien es virtualmente imposible dominar las cinco vertientes de la inteligencia emocional, siento una especial predilección por la autociencia, ya que es precisamente esta la que te dicta como andas en las otras 4 (en ese sentido es un poco meta-conciencia :)).

Los afortunados poseedores de una autoconciencia en condiciones, saben cuando están angustiados, irritados, agobiados o acarajotados. Esto es especialmente útil para conocer cuando uno está sometido al llamado secuestro emocional, y es capaz de contar hasta diez antes de hacer algo de lo que luego pueda arrepentirse.

Otra cualidad, no menos interesante, de la autoconciencia es que permite conocer las fortalezas y debilidades de uno mismo. Así, los afortunados de los que hablaba antes, saben si se les da mejor la pintura, la escalada, el cante jondo o las ecuaciones diferenciales.

Lo realmente complicado ocurre cuando el paso del tiempo nos hace madurar, y aquellas habilidades que (de toda la vida) sabíamos que se nos daban bien, nos resultan un buen día extrañamente ajenas. Un colaborador que tuve hace unos años, decidió tomarse un periodo sabático para dedicarlo a la música y las matemáticas, en el convencimiento de que estaba cercana su edad de máximo en el pensamiento abstracto (que el cifraba alrededor de los 35 😛 ) y quería aprovechar el tiempo que le quedaba. Después de esa edad, comentaba, no es que uno se vuelva idiota, resulta simplemente que desarrolla otro tipo de habilidades.

En mi caso, sin estar seguro de compartir en su totalidad el razonamiento de mi compañero, si me pregunto con el paso de los años a qué debo dedicar mi esfuerzo para obtener el máximo rendimiento. Con una formación en ingeniería, es algo frustrante ver como se me resisten las ecuaciones cuando trato de pegarme con ellas tras años dedicado a otras tareas. Veo con cierto asombro como en mis “40’s & climbing”, me reporta más éxito la ingeniería social aplicada al desarrollo de negocio que la ingeniería aeroespacial que en su día estudié.

En fin, puede que todo este rollo no sea más que una crisis de los 40 en grado leve. En cualquier caso, a ti, ¿qué es lo que se te da bien? 😉

  3 Responses to “Y a ti, ¿qué es lo que se te da bien?”

  1. Interesante post.
    Yo creo que a todos se nos ha debido pasar por la mente alguna vez esa pregunta. De hecho, es muy sano preguntárnoslo. ¿Qué se me da bien? o dicho de otra forma ¿en qué soy realmente bueno?
    La autocrítica es algo formidable. Sin dejarnos caer en el mayor abismo de las depresiones o, todo lo contrario, creernos el ombligo del mundo, es algo muy saludable conocer nuestros defectos y nuestras bondades. Tan insoportable es el gurú omnipotente como el depresivo habitual y conformista.

    Algunas se acrecientan con la edad. Otras, inevitablemente merman…

    Algunas te sorprenden diariamente. De hecho, a mis 43 tacos me asombro a mí mismo viendo cómo en algunos aspectos tengo una especial valía que no reconocía hasta hace poco. En otros capítulos descubro también a ciencia cierta que debería tirar la toalla…

    Es la vida!

  2. La gerencia es una de las cuestiones más olvidadas y complejas a la vez. Muchas veces vemos la prepotencia de jefes o gerentes que no se forman y es duro. Yo sigo muy de cerca estas noticias y público en http://www.emiliano.es. Pero tus consejos son muy a tener en cuenta hay que darle un toque humano a la gerencia.

  3. I see your blog is in the same niche like
    my site. Do you allow guest posting? I can write hi quality and unique content for you.
    Let me know if you are interested.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

   
© 2017 blogwirtanen Suffusion theme by Sayontan Sinha